Posted by junio 20, 2017 Ansiedad No Comments

Causas y síntomas de la Ansiedad

¿Qué causa la ansiedad?

Hay muchos posibles factores que desencadenan la ansiedad, a menudo se inician durante los periodos de estrés psíquico o físico. Algunos pueden ser:

Psíquico:

  • Romper una relación
  • Discusiones graves
  • Presión de trabajo
  • Problemas económicos
  • Pérdida de alguien cercano
  • Tendencia a reaccionar exageradamente ante las dificultades
  • Aparición de un problema importante o la acumulación de pequeños problemas

Físico:

  • Enfermedad física
  • Abuso de alcohol
  • Abuso de drogas
  • Accidente de tráfico
  • Falta de sueño

Los modos de desarrollar  un cuadro de ansiedad son muy variados.  Por eso es importante reflexionar para  descubrir la causa de la ansiedad y poder así hacer frente a los problemas  de un modo más eficaz.

Cambios en el cuerpo

Cuando se siente ansiedad, el cuerpo libera adrenalina, este es un compuesto químico que prepara el cuerpo ya sea para escapar o pelear cuando hay algo peligroso. Cuando se libera, se producen los cambios físicos que nos hace sentir fatal. La respiración es más rápida y de forma superficial, se hiperventila para aumentar la capacidad de oxígeno y llevar ese oxígeno hacia los músculos y tejidos facilitando así la reacción. Respirar este modo hace que disminuya el dióxido carbono en los pulmones y aparezcan síntomas físicos ansiedad. Se produce la llamada respuesta de lucha o huida.

En la época de las cavernas esta respuesta era muy útil, porque significaba vivir o morir, se vivía de forma salvaje y se afrontaban muchos peligros. Hoy en día esas amenazas no existen, pero hacemos frente a muchos esfuerzos que no se pueden combatir ni de los que podemos huir, por lo que los síntomas no ayudan, de hecho, nos hacen sentir peor, más si no los comprendemos.

Para poder entenderlo imagínate que estás a punto de ser atacado por un tigre, los músculos se tensan listos para la acción de huida, el corazón late más rápido para poder llevar la sangre a los músculos y el cerebro donde es más necesaria, se comienza a respirar más rápido para proporcionar el oxígeno que es necesario para generar energía, se transpira para que su cuerpo no se sobrecaliente, la boca se vuelve seca y se siente malestar en el estómago. Cuando te das cuenta que el atacante no supone un peligro, esas sensaciones se desvanecen, pero luego de esa experiencia uno puede sentirse débil.

Hoy en día no nos vamos a enfrentar con un tigre real, pero podemos accionar del mismo modo ante cosas que nos preocupan, como sentirnos criticados. Cuando uno se encuentra con un montón de preocupaciones continuamente, el cuerpo se acostumbra a estar en alerta y aparecen esos síntomas físicos ansiedad.

¿Qué mantiene la ansiedad?

Una vez que la ansiedad aparece, tiende a mantenerse,  incluso si parece  que ya no hay causa aparente para  ello. Esto es debido a que se ha adquirido el hábito de preocuparse, de esperar dificultades y de evitar situaciones difíciles. Físicamente, el cuerpo se ha habituado a estar tenso y a reaccionar con ansiedad en todo tipo de situaciones.

La ansiedad crea un círculo vicioso: como los síntomas son desagradables, la persona  se vuelve más sensible a cualquier alteración física, se preocupa continuamente de que le pueda pasar  algo (de que le dé un ataque  cardíaco, pierda el control…), lo que le hace estar más ansiosa.  Y así su sintomatología se agudiza.

¿Qué consecuencias tiene la ansiedad?

Lo primero que hay que saber es que la ansiedad no produce lesiones en el corazón  ni locura. Aunque la ansiedad pueda  llegar a ser muy desagradable, no puede causar  problemas  físicos ni dañar la mente.

Sin embargo, la ansiedad puede traer consigo sentimientos de infelicidad, depresión, irritabilidad, alteraciones de sueño, problemas en las relaciones de pareja, consumo de tóxicos, etc. Por ello, es muy importante aprender a manejarla.

 Síntomas de la Ansiedad

¿Qué sentimos al tener ansiedad?

Cuando  una persona  tiene ansiedad se produce una excitación en su sistema nervioso, originándose una serie de síntomas.

Los más comunes son:

  • Tensión en el cuello, hombros y espalda
  • Dificultades de respiración, visión nublada, sofoco
  • Taquicardia, opresión en el pecho
  • Sensación de nudo en el estómago, náuseas
  • Sudoración, temblor, hormigueo en las manos
  • Inestabilidad, temblor, entumecimiento en las piernas.

¿Qué hacemos al tener ansiedad?

Algunas personas,  para  tratar de reducir la ansiedad, suelen comer, fumar o beber en exceso. Esto es un alivio transitorio, pero a largo plazo la situación se puede complicar. De hecho, el café, el abuso del alcohol y del tabaco  aumentan  la tendencia  a sentir ansiedad.

Otras personas,  en cambio, tienden a evitar las situaciones que les producen ansiedad. De momento, esa estrategia funciona. Pero, a largo plazo, las cosas pueden ir a peor. Evitar situaciones puede convertirse en un hábito perjudicial. Cuanto más se evita hacer frente a una situación desagradable, más fuerte se hace ésta y más débil se encuentra  ante ella la persona, que va perdiendo  confianza  en sí misma. Así, los problemas  no sólo no disminuyen, sino que van en aumento.

 ¿Qué pensamos al tener ansiedad ?

Cuando  una persona  está con ansiedad, tiende a exagerar sus problemas,  a preocuparse en exceso antes de que ocurran,  a esperar  lo peor y a decirse a sí misma que, cuando  lleguen esos momentos difíciles, no será capaz de hacerles frente.

Por otra parte,  al notar los síntomas propios de la ansiedad, tenderá a pensar que está físicamente enferma y que algo terrible le va a ocurrir. Este pensamiento  no hará  sino aumentar  esos síntomas. Es más; antes de que ocurran algunas de esas situaciones, dará  por supuesto que se va a poner nerviosa, lo que, efectivamente, le pondrá más nerviosa. Son círculos viciosos que se van estableciendo  en torno a la ansiedad.

En el próximo artículo veremos maneras de controlar la Ansiedad

Superar la Ansiedad